miércoles, 23 septiembre 2020 15:18

Ryanair emite 850 millones en bonos

La aerolínea irlandesa Ryanair emitió este martes 850 millones de euros en bonos, convirtiéndose en la primera gran aerolínea europea en hacerlo desde que comenzó la pandemia, según ha informado la compañía.

Los bonos, a cinco años y con un rendimiento del 2,87%, suscitaron una demanda entre los inversores de más de 4.400 millones de euros, más de cinco veces superior a la cantidad emitida. Cotizarán en la Bolsa de Valores de Irlanda (Euronext).

El director financiero de Ryanair, Neil Sorahan, ha indicado que esta operación sigue a la “exitosa colocación de acciones de Ryanair” por 400 millones de euros que se realizó la pasada semana.

Mark Lynagh, co-head para los mercados de deuda de Emea de BNP Paribas, que trabajó en la emisión, ha señalado al ‘Financial Times’ que la colocación ha sido un “ejercicio oportunista de refinanciación” que ha permitido obtener 850 millones a Ryanair que serán pagados el próximo verano.

La colocación subraya el hambre de rentabilidad de los inversores después de la drástica iniciativa de los bancos centrales este año de recortar los intereses hasta niveles mínimos.

Se trata de la primera colocación de bonos por parte de una aerolínea europea en el actual contexto marcado por el Covid-19, pero sigue a la realizada por Finnair, compañía que el pasado mes levantó 200 millones de deuda híbrida con un cupón del 10,25%.

Ryanair, como el resto de aerolíneas, ha sufrido de manera fuerte el impacto de la pandemia de coronavirus, viéndose obligada a paralizar sus operaciones a la vez que se introducían restricciones a la movilidad por parte de los diferentes gobiernos.

En su primer trimestre fiscal, finalizado en junio, perdió 185 millones de euros y ha anunciado que realizará un porcentajes reducido de las operaciones durante los próximos meses ante la expectativa de que la demanda no se recupere en el corto plazo.

S&P confirmó esta semana el rating de ‘BBB’ para aerolínea, considerándola una de las aerolíneas “con mayor solidez financiera del sector” y estimando que pueda tener flujo positivo de caja positivo para el año fiscal 2022. No obstante, la perspectiva es ‘negativa’ teniendo en cuenta la incertidumbre sobre la recuperación del tráfico de pasajeros.