Quantcast

Luca de Meo asegura que su objetivo es que Renault vuelva a ser líder en España

El consejero delegado del grupo Renault, Luca de Meo, ha asegurado que uno de sus objetivos que se ha establecido en su nuevo puesto al frente de la compañía del rombo es que Renault vuelva a ser líder en España, pero no en términos de ventas, sino en ingresos y en la reputación de la marca.

En el marco de un encuentro con la prensa española, previo a la reunión que mantendrá esta tarde con el Rey Felipe, De Meo afirmó que la compañía “ha perdido en los últimos años” terreno en España en comparación con otros países. “Renault en España es una institución, con una base sólida, pero quiero reconquistar el liderazgo en este país, no en volumen, sino en negocio y en reputación”, apuntó,

Así, añadió que el liderazgo debe contemplar tener una cuota de mercado elevada en España, un mercado muy competitivo con baja rentabilidad en comparación con otros como Alemania, y señaló que su interés en España se centra en contar con un “negocio rentable y sano”, basado en la facturación, en la reputación de marca y en la satisfacción del cliente.

“No es solo volumen, sino que con el volumen que tenemos debemos ser rentables”, confirmó, al tiempo que recordó que la compañía francesa ha sido durante muchos años la marca más querida por los españoles y mostró su intención de que vuelva a serlo próximamente.

NORMATIVA DE EMISIONES

Por otro lado, De Meo indicó que la compañía está trabajando para que se produzca una adaptación de los plazos de la entrada en vigor del ciclo de homologación WLTP, que desde el próximo 1 de enero motivará que los vehículos homologuen unas mayores emisiones al ser pruebas más exigentes, lo que provocará un aumento generalizado de las tasas de matriculación que se abonan en España, donde los modelos con menos de 120 gramos de dióxido de carbono (CO2) por kilómetro están exentos de dicho impuesto.

En esta línea, el consejero delegado de la corporación francesa demandó que se produzca un acercamiento legislativo “homogéneo” en toda Europa a esta problemática, con el fin de evitar normativas diferentes en los países y que se pueda hacer una planificación generalizada por parte de las multinacionales.

“Espero que las autoridades nos respondan de forma positiva en esto, al final los coches modernos emiten menos CO2 que los antiguos. Poner un 5% más de precio en todos los coches no va a ayudar a la renovación del parque y más en España con un parque con una antigüedad media de doce años que va a subir en esta crisis”, destacó.

En cuanto a cuándo se volverán a recuperar los niveles de ventas y de ingresos en el sector del automóvil anteriores a la crisis del coronavirus, el directivo afirmó que no prevé una estabilización del mercado global antes de 2022, aunque adelantó que existe un deseo de los consumidores a comprar en cuanto se normalice la situación y se eliminen las restricciones.

“Espero que en primavera o en verano del año que viene se produzca un rebote importante, porque todos lo necesitamos”, explicó De Meo, quien señaló que existe una gran incertidumbre que no permite hacer una previsión clara de lo que va a suceder en el futuro.

Comentarios de Facebook