Compartir

Un día más volvemos a ser testigos de un nuevo caso de racismo en un terreno de juego.

En esta ocasión la historia nos traslada hasta Alemania, donde Jordi Osei-Tutu, jugador del equipo Bochum de segunda regional, tuvo que abandonar el terreno de juego tras los insultos racistas que recibió durante buena parte del encuentro de su rival, el suizo St. Gallen.

Según ‘laSexta’, a escasos dos minutos del término de la primera parte, el jugador tuvo que salir llorando del campo.

El equipo emitió un comunicado condenando los hechos

“El Bochum condena vehementemente todas las formas de racismo. Jordi, estamos contigo. El incidente en el partido amistoso de ayer ante el St. Gallen será analizado por todos los participantes. El club se reserva el derecho a tomar más medidas”.