Compartir

Neymar protagonizó un bochornoso incidente después de que su equipo, el París Saint-Germain, perdiera ente el Remes en la tanda de penaltis de la final de la Copa de Francia.

Durante la entrega de premios, el astro brasileño ascendía junto al resto de sus compañeros por la escalera en dirección al palco cuando se detuvo ante un aficionado a quien golpeó el teléfono móvil con el que estaba grabando la ceremonia.

En ese momento comenzó una discusión verbal que acabó con una de agresión por parte del carioca, al que sus compañeros tuvieron que apartarle de la escena.