viernes, 25 septiembre 2020 6:32

Navratilova ve a Serena perjudicada por la cancelación de Wimbledon

La extenista Martina Navratilova cree que los más perjudicados por el parón en el tenis por culpa de la pandemia del coronavirus son principalmente dos veteranos como Roger Federer y Serena Williams, sobre todo esta última por la no celebración de Wimbledon, “su mejor oportunidad” para superar el récord de Margaret Court.

“Sólo la guerra ha impedido que se celebren torneos importantes, ahora tenemos esta pandemia y para jugadores como Roger Federer y, por supuesto, Serena Williams, es tiempo perdido. Particularmente para Serena, ya que Wimbledon es su mejor oportunidad para superar el récord de Margaret Court”, advirtió Navratilova en una entrevista a la web de Laureus, organización de cuya Academia es miembro.

Para la ganadora de 59 títulos de ‘Grand Slam’, la americana, que tiene 23 ‘grandes’ individuales, “intenta llegar al 24, tal vez al 25”. “Es una oportunidad perdida cuando te vas haciendo mayor. Si estuviera en esa posición me volvería loca por no poder jugar”, confesó.

“Todo el mundo está en el mismo barco, pero para los veteranos jugadores como Roger e incluso Rafa Nadal, y Serena Williams, es más difícil, no hay duda. Me compadezco de ellos, porque este es un enemigoque no se puede rehabilitar, no se puede combatir, sólo se espera que desaparezca y podamos jugar el año que viene”, añadió.

Navratilova también ve al de Basilea como “el más afectado” por esta situación “porque es el de mayor edad”. “Pero tienes que lidiar con ello. Como dijo Billie Jean King: ‘Los campeones se adaptan'”, remarcó la jugadora de origen checo.

Esta se muestra particularmente afectada por la cancelación de Wimbledon, torneo que ganó en nueve ocasiones. “He estado yendo a Wimbledon desde que tenía 16 años. Ahora es la primera vez sin Wimbledon y me muero por subirme a un avión y tocar la hierba. Boris y yo misma siempre hemos tenido un romance con Wimbledon y creo que los aficionados lo saben. Wimbledon trasciende al tenis y trasciende al deporte”, aseguró.

“Estos momentos creo que también nos hacen darnos cuenta de lo que supone el deporte, un lujo, y de la gran suerte que tuvimos de que lo jugáramos para ganarnos la vida, pero todo el mundo lo echa de menos, sigue siendo una gran parte del tejido de nuestras vidas”, recordó la jugadora nacida en Praga.

Por otro lado, trabaja en proyectos solidarios junto a Laureus, una organización que “en muchos países ha dado a los niños la oportunidad de ser ellos mismos, de competir, jugar, socializar e incluso obtener una educación segura en un espacio seguro que no pueden conseguir, por cualquier razón, con su familia o su vecindario o su país”.

En este sentido, la extenista lamenta que a todos los problemas que rodean a muchos niños y jóvenes del mundo se añada ahora el coronavirus, sobre todo porque “es difícil el distanciamiento social en lugares donde la gente está concentrada en 10 ó 20 metros cuadrados, esto es difícil” y deseó que Laureus pueda “quizás” adelantarse a “la curva” en lugares de África y Asia.

Además, en estos momentos es cuando “las organizaciones benéficas son las primeras en irse” y eso hace que sea “realmente complicado mantener todos estos proyectos en marcha”. “Debemos hacer que el dinero siga fluyendo de alguna manera”, pidió

A nivel persona, ha estado involucrada “en un pequeño proyecto en Fort Lauderdale, tratando de hacer que la gente cosiera máscaras, algo que puede salvar vidas”. “Creo que también, a largo plazo, esta pandemia ayudará a las personas que se pasan por alto como los conserjes, al personal de limpieza, a las personas que entregan y recogen comida. Espero que esto eleve su estatus y muestre lo necesarios que son para nuestro bienestar y quizás también se les pague mejor por su trabajo”, apuntó.