Quantcast
viernes, 30 octubre 2020 15:31

Nadal alucina. Amaños y estafas en el tenis en las exhibiciones post Covid-19

El cuento de nunca acabar. Un virus que parece posible de exterminar alarga su sombra una vez más para contaminar el mundo del tenis. Pero ahora es peor, porque todo sucede en medio de una pandemia que aún asola a todo el planeta. Los amaños y estafas aparecen en el tenis en tiempos difíciles cuando los partidos de exhibición son los que llenan este espacio sin encuentros oficiales. Mientras grandes como Rafael Nadal meditan como será su participación en esta temporada tan atípica.

Lo cierto es que con estrellas como el de Manacor descansando y entrenando por su cuenta, en toda Europa se han armado algunos partidos amistosos. Estos duelos no solo son por beneficencia por la pandemia, también para ayudar a los tenistas a prepararse para cuando se reanude la competición oficial.

Sin embargo, los amaños en algunas apuestas realizadas en estos partidos han alertado a la Unidad de Integridad del Tenis (TIU). En total, el ente ha recibido unas 24 alertas de apuestas sospechosas durante estos meses en los que la pelota a vuelto a estar en las canchas.

Las apuestas sospechosas ponen en peligro el tenis

En España se han hecho torneos de exhibición

En la actualidad, Rafa Nadal duda si saltarse la gira en Estados Unidos o no para jugar los torneos de tierra batida. No obstante, ahora debe mirar preocupado como en algunos eventos realizados en el viejo continente, los amaños y estafas sobresalen peligrosamente.

Con el respiro que dio el Covid-19, en Alemania, Francia, Belgrado, Austria, entre otras ciudades europeas, varios torneos incluyeron personalidades reconocidas del tenis, como Dominic Thiem, para que cogieran algo de ritmo de cara a la reanudación, pero todo se ha visto contaminado por estas ‘apuestas sucias’.

“Las apuestas sospechosas en el tenis durante la cuarentena se consideran un indicador firme de que los corruptos permanecen activos en la sombra, incluso es probable que aumenten su actividad una vez se reanude el deporte profesional”, indicó el TIU en un comunicado en el que añade que son muchos los torneos en los que la alerta se ha disparado.

La falta supervisión complica las cosas

El tenis corre mucho peligro

Si bien las apuestas están permitidas en las competiciones oficiales, el trabajo en conjunto con las organizaciones aumenta la vigilancia de posibles estafas y amaños. No obstante, al ser estos torneos parte de eventos de exhibición, pues es mucho más fácil para los corruptos manipular las apuestas.

Debido a que esta nueva realidad hay menos consumo de deportes profesionales, las personas inescrupulosas aprovechan para cometer sus actos delictivos. Las posibilidades de amaños y dopajes también aumentan, algo que altera todo lo justo y limpio del deporte, algo que ha dejado bien claro un reportaje del medio ‘Tennis.com’.

Por ahora, tanto Nadal como otros tenistas esperarán expectantes no solo al reinicio del circuito de forma oficial, también permanecerán atentos a lo que sucede con este tema de las apuestas amañadas. Tanto la TIU como el programa antidopaje ya se han movilizado para educar a los tenistas, pero es probable que algunos ya hayan caído en las garras de un fantasma que parece que nunca quiere desaparecer.

Comentarios de Facebook