Compartir

Rafael Nadal ha noqueado a Novak Djokovic en la gran final del Masters 1000 de Roma (6-0, 4-6 y 6-1), por lo que se ha proclamado campeón en el Foro Itálico por novena vez en su prolífica carrera deportiva. De este modo, el de Manacor se quita la espina de este curso, en el que aún no había mordido ningún entorchado, además de ajustar un poco más su increíble rivalidad con el serbio (28-26 para el de Belgrado).

El primer parcial no tuvo apenas historia. El balear fue un auténtico rodillo sobre la arcilla italiana, haciendo gala de un repertorio de golpes que llegaron a desesperar en ciertos tramos de la manga a un Djokovic que tuvo que contemplar atónito el rosco que le endosó el número dos de la ATP.

Pese a ello, el número uno del mundo sacó fuerzas de flaqueza en el segundo set, convirtiéndose en un auténtico duelo de gladiadores en la capital transalpina con el objetivo de quién era capaz de sacar más de la pista a su oponente con una serie de raquetazos dignos de sus mejores batallas en este precioso deporte. El balcánico fue mejor en el momento decisivo del segundo parcial, por lo que el respetable en Roma iba a disfrutar de un set más de tenis en este fantástico torneo.

Cabe recordar que Nadal venía de derrotar a Stefanos Tsitsipas en semifinales, su verdugo la pasada semana en Madrid, mientras que ‘Nole’ necesitó de tres mangas para que el ‘Peque’ Schwartzman diera su brazo a torcer en Italia. Finalmente, Rafa volvió a demostrar por qué es considerado con méritos propios el mejor tenista de tierra batida de todos los tiempos, cuyo palmarés es realmente envidiable. Noveno cetro para el balear en Roma, algo que le servirá aún más de motivación para afrontar con plena confianza la conquista del que sería su duodécimo Roland Garros.