miércoles, 23 septiembre 2020 9:44

Los dramas de la familia de Reyes: de perder 40 kilos al pánico a salir

Paco, el padre del fallecido jugador español José Reyes, ha comentado que no están ahora mismo en un buen momento familiar, la muerte de su hijo ha sido un golpe que aún no han superado a pesar del tiempo que ha pasado.

Dentro de poco se cumple un año de la desaparición física de Reyes y su padre cuenta cómo están viviendo este proceso “No te lo puedes ni imaginar. Mi única salida es ir al cementerio a las 9 de la mañana y para acá (su casa). No salimos de aquí para nada. Mi mujer ha perdido ya 40 kilos y no ha pisado ni el escalón de la calle. Esto lo piensas todos los días, te lo recuerdan por una parte o por otra”.

La familia de Reyes se ha “olvidado del futbol”

Para Paco, luego de que el número 10 del Sevilla partiera el futbol no es igual y ya no tiene sentido ver los partidos “No he visto ningún partido de fútbol ni nada. Solo el del homenaje del Extremadura. Y el derbi ni siquiera lo pudimos ver. Son de los días que más lo recuerdas y esos son los más malos que puedes pasar. Su Sevilla lo era todo para él”
Los momentos no son fáciles para quienes estaban constantemente cerca del jugador.

Reyes era una persona muy querida por su familia y amigos. Ahora el proceso de aceptación de su padre y su madre sigue siendo lento pero el mundo del futbol les está preparando a un nieto (Hijo de Reyes) para que vuelvan a sentir el amor y la pasión que les transmitía su hijo por el futbol.

rakitic-reyes

Quien tuvo estos días recuerdos del español fue su amigo de equipo Ivan Rakitic, el actual jugador del Barcelona que vive un proceso difícil en su club, no dejó pasar la oportunidad para traer un mensaje emotivo para su amigo “Si fuera posible sería algo muy especial y para mí un orgullo poder de esta manera darle un homenaje a mi gran amigo. Sería bonito, por supuesto… un momento especial poder extrañarle a él con el número que llevó”. De esta forma el croata deja claro que le gustaría algún día llevar la 10 en Nervión.