Compartir

El delantero galo ha confirmado a través de un vídeo que subió a las redes sociales que no seguirá la próxima temporada en el Atlético de Madrid, club al que llegó en 2014.

Decisión que llega después de un final de temporada en el cual el máximo botín alcanzado por los rojiblancos ha sido el segundo puesto en Liga y muy marcados por la dura eliminación a manos de la Juventus en la Champions.

El FC. Barcelona sería el club que se sitúa en cabeza para contar con Griezmann el año que viene en sus filas. Según ha informado el periódico L´Équipe, los azulgranas ya habrían mantenido conversaciones con el jugador y su entorno el pasado mes de marzo con la intención de incorporarlo este mismo verano. Tras la debacle de Anfield la operación se habría acelerado aunque desde la junta directiva azulgrana digan que solo están centrados en la final de la Copa del Rey, parece evidente la evolución de la operación.

L´Équipe ha podido saber que el Barça le ofrecería un contrato a Antoine de cinco años (hasta 2024), a razón de 17 millones de euros por temporada, misma cantidad que le ofreció el año pasado por estas fechas el club catalán y por la que el delantero francés decidió seguir con el Atlético, que le subió la ficha a 21 millones de euros. Todo esto debe ser previo pago de la cláusula de Griezmann que a partir del 1 de julio pasa de 200 millones de euros a 120 millones de euros.

Esta circunstancia convierte al galo en una gran oportunidad para muchos clubes, incluido el PSG. Por muy adelantado que parezca que lo tenga el Barcelona, hasta que Antoine no confirme que camiseta vestirá el año que viene, todo lo acontecido este mes sería papel mojado. El PSG ha entrado en escena en esta operación la semana pasada y no descarta pagar la actual cláusula de rescisión  del jugador, con un contrato mayor en millones en su salario que el de los azulgranas, para traerse al estandarte de la selección francesa a la capital parisina.