Compartir

Los deportistas de élite que se encuentran confinados en sus casas debido a la pandemia del Covid-19 pierden masa muscular, fuerza, potencia y equilibrio, además corren el riesgo de lesionarse si después vuelven a ejercitarse intensamente.

Así lo asegura María del Pilar Martín Escudero, investigadora del Departamento de Radiología, Rehabilitación y Fisioterapia, y de la Escuela de Especialización Profesional de Medicina de la Educación Física y el Deporte de la Universidad Complutense de Madrid (UCM).

“En esta época de confinamiento se produce un desentrenamiento de todas las capacidades físicas de los deportistas que provoca, por lo tanto, una pérdida de masa muscular y, por ende, una disminución de la fuerza, de la potencia y del equilibrio. Se pierde también capacidad de resistencia aeróbica, anaeróbica, fuerza, flexibilidad y velocidad. También se pierden capacidades del gesto deportivo”, apunta Martín Escudero.

Esta investigadora añade que algunos estudios indican que cinco semanas sin entrenar provocan un aumento de la masa grasa y del perímetro de la cintura, y una bajada de la tasa metabólica en reposo.

RIESGO DE LESIÓN

Otra consecuencia de la cuarentena es una alteración de la estructura ósea por disminución de la densidad ósea y de la mineralización producidas por una caída del ejercicio y de las horas de exposición al sol.

“Se produce una alteración y una disminución de la masa muscular con modificación de la distribución de algunas fibras musculares, la musculatura se acorta y se pierde elasticidad. Esto produce una disminución importante del glucógeno en el músculo y que afecta a los esfuerzos explosivos. Se ha constatado disminuciones en el consumo máximo de oxígeno (VO2maximo), del 21%, aumento de la frecuencia cardiaca y con problemas de recuperación de la frecuencia cardiaca tras el esfuerzo”, explica.

Además, Martín Escudero recalca que el riesgo de lesión aumenta una vez que el deportista de élite vuelve a la rutina. “Como se pretenda que realicen todas las competiciones que faltan en el tiempo que queda, se producirá un incremento muy importante de las lesiones a todos los niveles. En todos los deportes (ciclismo, futbol, triatlón, natación, etc.) deberían, como mínimo, tener unas dos semanas de reacondicionamiento, tal y como lo realizan muchos deportes antes de las primeras competiciones importantes y después de las vacaciones de verano”, apostilla.

Por tanto, recomienda que los deportistas mantengan al menos dos o tres semanas de reacondicionamiento corporal para que esté en las mejores condiciones para hacer ejercicio. “Para los deportistas amateur, que no piensen que el primer día de salir del aislamiento se van a poder hacer maratonianas sesiones de running o de gimnasio, tendrán que ir poco a poco”, precisa.

(SERVIMEDIA)