Quantcast
miércoles, 28 octubre 2020 4:15

La selección española de ciclismo adaptado de carretera retoma su actividad

La selección española de ciclismo adaptado de carretera comenzará este miércoles, y hasta el domingo, su camino hacia los Juegos Paralímpicos del próximo año en Tokio con una concentración en la localidad alicantina de Altea, a la que asistirán un total de 11 deportistas.

Al igual que sucedió en los stages celebrados por los distintos combinados de carretera y ciclocross, el hotel Cap Negret será el centro de operaciones de los pupilos de Félix García Casas. Ricardo Ten (MC1), Maurice Eckhard (MC2), Eduardo Santas (MC3) y Óscar Higuera (MC4) serán las cuatro ‘bicicletas’ que viajarán hasta Altea y que compartirán trabajo con los ‘handbikers’ Sergio Garrote (MH2), Israel Rider (MH3) y Luis Miguel García-Marquina (MH3) y los tándems integrados por Ignacio Ávila y Joan Font y Ginesa ‘Kuki’ López e Irene Méndez.

Será, además, la primera actividad tras el largo periodo de parón ocasionado por la pandemia de coronavirus. Durante los cinco días de concentración, se realizarán entrenamientos de acondicionamiento en carretera, varios test de rendimiento y diferentes controles de salud, que servirán a los técnicos para evaluar a los corredores de cara a Tokio.

Para ser elegible para la cita paralímpica, el deportista debe haber sido seleccionado por la selección española en la temporada 2019 o en la actual; ocupar en una posición entre los diez primeros clasificados en Campeonatos del Mundo en las modalidades de pista o de carretera del año previo o el actual; y ocupar una posición entre los diez primeros clasificados en pruebas de Copa del Mundo del año 2019 o 2020 en las modalidades de pista o de carretera, siempre que en la clasificación de la competición por clase funcional haya al menos tres ciclistas por detrás en la clasificación.

Comentarios de Facebook