Compartir

La selección española de baloncesto partió este sábado rumbo a China, donde a partir del 31 de agosto participará en la Copa del Mundo 2019, aunque previamente disputará sus dos últimos partidos de preparación en un torneo triangular cuyo cartel completan Argentina y Rusia.

La expedición partió pasado el mediodía desde el Aeropuerto Madrid-Barajas Adolfo Suárez en un vuelo de la compañía Iberia con destino a Shanghái, donde hará escala hacia la ciudad de Ningbó, sede de los amistosos en los que terminará de perfilar su debut oficial frente a la selección de Túnez.