Compartir

El tenista español, Rafael Nadal, vivió una curiosa escena en su última rueda de prensa cuando se dirigió a hablar con los periodistas tras su derrota contra James Duckworth por 6-4, 6-3 y 7-5 en el Abierto de Australia.

“No es fácil volver después de tantos meses sin jugar y en especial ante un jugador tan agresivo como Duckworth. Estoy muy feliz por empezar así después de tanto tiempo”, comenzó diciendo el mallorquín ante los micrófonos.

En un momento, Nadal se percató de que en la sala había un periodista dormido.

“Hoy no debe de ser interesante” musitó el tenista en tono de broma.

Las risas despertaron al profesional que se disculpó de inmediato. “No hay problema. Sé que has cerrado los ojos para estar más concentrado en lo que estaba diciendo”, le disculpó el de Manacor.