Compartir

Kevin Durant regresó en el quinto partido de las Finales de la NBA, forzando su presencia por la situación límite que vivía su equipo, Golden State Warriors, en este encuentro. Si perdían concluía la final con victoria y anillo para los Raptors. Las imágenes son espeluznantes y se aprecia perfectamente como al intentar encarar el aro y arrancar le tiembla toda la pierna derecha de abajo a arriba.
El alero estadounidense reapareció tras caer lesionado en las Semifinales de Conferencia Oeste ante Houston Rockets. Desde entonces se especuló con un futuro regreso en unas hipotéticas y avanzadas Finales de la NBA.
Durant duró 12 minutos en pista y aportó 11 puntos con un gran acierto en la línea de 3, dando cuenta del talento que atesora y de lo necesario que es para su equipo. El General Manager de los Warriors ha informado que se trata de una lesión en el tendón de Aquiles y deja muy remotas posibilidades de que el jugador participe en el próximo encuentro.