sábado, 26 septiembre 2020 8:40

“Está acabado”. Roger Federer sabe que no jugará más hasta 2021

La crisis del coronavirus está cesando y, con ella, vuelven los acontecimientos deportivos. El tenis es uno de los deportes que volverá el próximo 15 de junio con un nuevo calendario, según la reunión mantenida entre la ATP y jugadores profesionales. Uno de los que no podrá estar en este nuevo calendario es el tenista Roger Federer. El jugador suizo, actual número 4 del mundo con 6.630 puntos, sigue con sus molestias en la rodilla y no volverá hasta 2021. Una situación que se acentuó ante el anuncio de Federer de que no estaba entrenándose todavía en estos últimos meses. Esta mala racha ha provocado que muchos pongan en entredicho si el suizo volverá a ganar algún torneo del circuito profesional, ahora que se acerca ya a los 39 años.

LA RODILLA, UN CALVARIO PARA EL TENISTA SUIZO

La rodilla derecha está dando muchos quebraderos de cabeza para Roger Federer. El tenista logró competir a principios de año en el Abierto de Australia. A pesar de sus molestias, el suizo alcanzó las semifinales del torneo oceánico, donde fue eliminado por el actual número 1 de la ATP, Novak Djokovic. Un partido que, aunque no ofreció un mal juego, Federer detectó que algo pasaba con su rodilla. Por ello, anunció que detenía su actual temporada hasta junio, para solucionar sus problemas.

A pesar de sus problemas, no tuvo problemas en disputar un encuentro de exhibición ante Rafa Nadal en Ciudad del Cabo (Sudáfrica). Un encuentro que tuvo 50.000 espectadores, siendo así un récord de asistencia a nivel mundial en un partido de tenis. En este sentido, Federer emitió un comunicado en Twitter donde afirmó que volvería el próximo año con más fuerza, una vez superada su lesión: “Extrañaré a mis simpatizantes y al querido tour, pero espero con ansias verlos a todos de regreso al inicio de la temporada 2021”.

¿UNA RECUPERACIÓN RÁPIDA PARA REGRESAR AL MÁXIMO NIVEL?

Tras operarse la rodilla, Federer trabaja para seguir recuperándose y ofrecer su mejor versión. Pero, nada más lejos de la realidad, la vuelta podría ser más lenta de lo que se presupone. Así lo ha confirmado el entrenador del tenista suizo: Severin Luthi, en una entrevista a un medio de su país: “La recuperación de su rodilla derecha no va tan rápido como pensábamos”. Una recuperación que puede ser más dificultosa, dado ya que se acerca a los 39 años.

Por este motivo, hay muchas personas que cuestionan si Roger Federer volverá a su máximo nivel de juego en 2021. Al mismo tiempo, Luthi si aseguró que en agosto podría verse alguna evolución más favorable para su regreso. El tenista suizo se sometió a una artroscopia para detectar el alcance máximo de la lesión. Una vuelta a los terrenos de juego que cada vez se complica más.

UN CRECIMIENTO DE LOS RIVALES ANTE UNA VUELTA DEL CALENDARIO

Una inactividad que se puede traducir en más de diez meses sin pisar los terrenos de juego. A todo ello, se añade que la ATP se ha reunido con más de 400 tenistas profesionales para estudiar la vuelta a las competiciones. Según esa reunión, se estima que en el próximo mes de agosto, el tenis profesional vuelva a las pistas con un calendario más adaptado. Unas citas donde no se podrá jugar torneos de gran expectación como el de Hamburgo, Bastad o, el más importante, el torneo de Wimbledon.

No obstante, esta nueva situación en la ATP no viene bien a Roger Federer, que podría perder posiciones en el Ranking individual. El crecimiento de nuevos tenistas cada vez más experimentados como Dominic Thiem, hace cada vez más difícil que Federer alcance el número 1 mundial. Una lesión de rodilla, que ya le pasó factura hace cuatro años. En 2016, una lesión en los gemelos le apartó durante unos meses de los terrenos de juego y, acto seguido, recayó de su lesión, perdiéndose torneos como el de Madrid o Roland Garros.

Por todo ello, a Roger Federer se le complica su carrera deportiva en el tramo final de la misma. Con 12 lesiones en 21 años de su trayectoria, Federer intentará volver al máximo nivel el próximo año. Una vuelta donde también tendrá la importante tarea de luchar por ir a los Juegos Olímpicos de Tokio (aplazados hasta 2021 por la crisis del coronavirus). Un sueño que servirá para redimirse de la edición de Río de Janeiro, en la que no pudo estar por lesión.