Compartir

Manuel Janzer, delantero del Eintracht Braunschweig alemán, vivió este pasado fin de semana su tarde más aciaga.

Tras estrellar el balón en el palo con toda la portería vacía, el delantero se quedó en el suelo lamentándose y evitó el gol de un compañero cuando el balón le golpeó en la espalda.