Compartir

Rodri, mediocentro del Atlético de Madrid se convirtió en el protagonista absoluto del entrenamiento vespertino de la selección española tras marcar un golazo mientras entrenaban el golpeo junto al resto de sus compañero.

Rodri dejó a todos boquiabiertos por la perfección de su disparo desde fuera del área que se coló limpiamente por la escuadra de la portería que defendía el portero que sólo pudo ver cómo el esférico besaba la malla.