Compartir

El sumario de la Operación Oikos, en el que se investiga un presunto delito de corrupción en el deporte y estafa en el amaño de partidos de fútbol, recoge un turbio episodio protagonizado por Carlos Aranda, supuesto cabecilla de la trama, quien habría amenazado con un hacha a dos mujeres.

Según informa el ‘Diario Marca‘, por una deuda relacionada con estupefacientes, Carlos Aranda y otras diez personas de su círculo acudieron a extorsionar a una mujer que se encontraba desayunando en un bar del barrio de El Palo, en Málaga, y después acudieron a la puerta de su casa.

Los hechos ocurrieron en 2007 y las diligencias policiales recogen las amenazas de Aranda: “Os vamos a rajar el cuello, me da igual que haya niños chicos, os vamos a matar”. Acto seguido lanzaron piedras y palos a las ventanas mientras con un hacha intentaron destrozar la casa.

Tras este episodio, la policía se incautó de un hacha y un bate de béisbol que llevaban Aranda y sus acompañantes.

El exjugador de fútbol fue detenido en el marco de la ‘Operación Oikos’ junto a otros implicados en la trama de amaños de partidos y apuestas ilegales, recientemente.