Compartir

Una de las franquicias más legendarias de la NBA, Boston Celtics, ha sellado su clasificación a las semifinales de la Conferencia Este tras deshacerse por un contundente 4-0 a Indiana Pacers. Los pupilos de Brad Stevens asaltaron el pabellón de su rival (110-106) con una magnífica actuación de Gordon Hayward, quien, para alegría de los amantes del deporte de la canasta, vuelve a sonreír tras la grave lesión que padeció al comienzo de la pasada campaña en su debut oficial con los verdes.

Por su parte, el vigente campeón de la que es considerada como la mejor Liga de baloncesto del mundo, Golden State Warriors, logró la tercera victoria de la serie (3-1) frente a Los Angeles Clippers después de su triunfo (113-105) en el Staples Center. Es cierto que Stephen Curry no estuvo tan acertado como de costumbre, pero emergieron las figuras de Kevin Durant y Klay Thompson para que los hombres de Steve Kerr se encuentren a un paso de las semis del Oeste.

Toronto Raptors continúa los pasos del que sería su adversario en las semifinales del Este, Philadelphia 76ers, ya que los canadienses cayeron en el duelo inaugural de la serie en su feudo con Orlando Magic. Aun así, el cuadro liderado por Nick Nurse ha sido capaz de sumar tres triunfos consecutivos (el último por 107-85) para colocar el 3-1 en la serie y tener en su mano el pase a la siguiente fase de los playoffs.

Portland Trail Brazers, para sorpresa de muchos, entre los que se incluye un humilde servidor, ha decantado la balanza claramente a su favor en su eliminatoria contra Oklahoma City Thunder. Cabe recordar que los Lillard, McCollum, Kanter, Aminu, Seth Curry y compañía finalizaron la fase regular en tercera posición, pero todo apuntaba a que la serie sería más nivelada que hasta ahora. 3-1 para los de Oregón, que doblegaron a los Thunder en el Chesapeake Energy Arena por 111-98.