Compartir

Los alemanes del Bayern de Múnich se jugaban en la noche del miércoles una plaza en los octavos de final de la UEFA Champions League.

El encuentro en el Ámsterdam Arena tuvo goles, penaltis y dos expulsiones; la más clara, la de Thomas Müller. El atacante alemán disputó un balón dividido y levantó la pierna más de la cuenta hasta impactar en al cabeza de Nicolás Tagliafico.

Pudo haber sido una tragedia.