Compartir

El partido comenzó muy disputado e igualado, ambos equipos salieron fuertes, sin cometer errores pero con desparpajo arriba. La primera ocasión del partido llegó de la mano de la jugadora española Patri Guijarro, máxima goleadora de la selección española. Japón tuvo también un par de ocasiones en las que metió un poco de miedo en el cuerpo de las españolas. Hasta el minuto 15 ya había tenido 3 ocasiones España y dos Japón, por lo que se veía que podía ser un gran partido.

El partido continuó con muchos acercamientos, sobretodo de España, con mucho peligro, y a balón parado siendo un dolor de cabeza para las niponas. Las chicas dirigidas por Pedro López no paraban de acosar la meta japonesa de todas las formas posibles, con una Damaris Egurrola omnipresente en el centro del campo y una Eva Navarro dueña de la banda derecha española.

En el minuto 38 y tras una jugada aislada totalmente, la jugadora nipona Miyazaua le pegó un zapatazo desde fuera del área a la pelota imposible para la portera española Cata y puso el uno a cero en el marcador. A pesar de este revés, España no bajó los brazos y continuó siendo superior totalmente al cuadro del sol naciente. Aún así los pocos acercamientos de Japón eran muy peligrosos y la portera española tuvo que esforzarse sobremanera para que las japonesas no aumentaran su ventaja.
La primera parte concluyó con uno a cero a favor del conjunto japonés que no mereció, ni mucho menos, estar por delante.

Comenzó la segunda parte con España fuerte y con mucha actitud y con Japón reservado atrás esperando que las españolas dejaran algún hueco en la retaguardia que aprovechó en el minuto 57, cuando la delantera nipona Takarada aprovechó un erro defensivo de España para poner el cero a dos en el luminoso. La segunda parte continuaba con España viniéndose arriba y descuidando la defensa, con pocas apariciones y con Japón creando mucho fútbol y mucho peligro. 

Ese peligro se materializó en el tercer gol de Japón en el minuto 65 después de otro tiro lejano imposible para Cata Coll. A pesar de la desventaja, España siguió trabajando e intentando llegar a la portería nipona, y este esfuerzo de las capitaneadas por Pedro López tuvo su recompensa en el minuto 70 cuando, después de un centro al área, Candela Andújar remata suave con un tiro que entra en la portería nipona poniendo el tres a uno en el marcador.

Corrían los minutos y España no conseguía acercarse en el marcador a pesar de un larguero de Claudia Pina que metió el miedo en el cuerpo de niponas. Las jugadoras españolas no se rindieron en ningún momento pero no fue suficiente para remontar.

Finalmente las japonesas salieron campeonas del Mundial Femenino Sub-20 frente a una España que ya hizo historia colándose con coraje y corazón en las semifinales y que alcanzaron la final en un alarde de fuerza y de buen fútbol. Las españolas no se merecieron un marcador tan abultado, por lo que esta plata sabe a poco para ellas.