Compartir

Después del éxito en el Mundial de Rusia, la tecnología llega a la liga española. El Árbitro Asistente de Vídeo, conocido comúnmente como VAR, se utilizará por primera vez en LaLiga esta temporada. Debutará en el Girona – Valladolid del viernes 17 de agosto, aunque el organismo presidido por Javier Tebas ya lo ha probado en varios amistosos.

“Mínima interferencia, máximo beneficio”. Este es el primer principio general del VAR, que sólo actúa cuando hay un “error claro y manifiesto” en cuatro supuestos. El principal objetivo del VAR es ayudar al árbitro, para que sus errores sean corregidos por diversas cámaras que permitirán a los colegiados tomar una segunda decisión. 

1. Goles

Con el VAR se revisarán todos los goles para que todos sean legales. La tecnología se utilizará en los goles en fuera de juego, si hay una falta previa o si el balón sale fuera en la jugada del gol.

2. Penaltis

El VAR actuará cuando el árbitro sancione incorrectamente un penalti o si el colegiado no pita un penalti claro. En este caso, el árbitro acudirá a la banda para verlo con sus propios ojos y sancionar el penalti si confirma que hay una infracción.

La tecnología también actuará si hay una falta fuera del área y el árbitro pita penalti o viceversa. Además, el VAR se usará cuando exista falta en ataque en la jugada previa al penalti o si el balón sale fuera en la jugada del gol. 

3. Tarjetas rojas directas

El VAR sugiere revisar la decisión del árbitro de mostrar una tarjeta roja directa por considerar que es un error claro y manifiesto. El colegiado revisa la jugada en la pantalla y puede cancelar la tarjeta roja si confirma que es un error. Puede decidir tarjeta amarilla o nada.   

Pasa lo mismo cuando el árbitro muestra una amarilla o nada y el VAR considera que es un error claro y manifiesto. Como en la ocasión anterior, el árbitro revisa la jugada y decide mostrar la roja directa si así lo confirma en la revisión.   

4. Confusión de identidad

El último supuesto aparece cuando el árbitro amonesta o expulsa al jugador erróneo. El VAR interviene para que sea amonestado o expulsado el jugador correcto. 

Hay que tener en cuenta que el árbitro siempre toma la última decisión. El VAR sólo intervendrá en errores claros y manifiestos, no en jugadas interpretables.

Por último, LaLiga está realizando un fantástico trabajo de formación a los clubes y a los jugadores.

Para más información, LaLiga dispone de una sección en su página web dedicada a explicar este sistema