Compartir

Que el Barcelona arrebatara el fichaje de Malcom en el último momento a La Roma ha enfurecido a su director deportivo, Monchi. El enfado y el malestar podría llevar a denunciar la forma de actuar del club barcelonés en el fichaje del jugador.

La Roma esperaba la presentación del jugador el pasado martes, pero en una oferta de última hora se paralizó la operación el jugador fichó por el Barça. ''Ahora estamos considerando si presentar medidas legales por lo que hemos sufrido'' afirmaba Monchi en una entrevista.

''El lunes a las 17.00 horas se había cerrado el acuerdo con todas las partes y le pedimos permiso a Burdeos para que el niño viniera a roma para visitas médicas. Cuando supe del interés del Barcelona por el futbolista aceleré la negociación para cerrar todo antes que los demás. La sorpresa vino cuando uno de los agentes del jugador me llamó para decirme que el Burdeos le había negado el permiso al jugador para venir a Roma justo antes de su llegada a Italia. Llamé al presidente del equipo francés y me confirmó que el Barça había hecho una oferta superior'', explicó el director deportivo.

Los agentes del jugador intentaron que La Roma subiera la puja por el jugador, a lo que Monchi y la dirección del equipo transalpino se negó. ''El martes por la mañana llamé al agente que confirmó que vendrían a roma por la tarde. A las 12 en punto el teléfono me sonó de nuevo: era Burdeos otra vez. Querían un nuevo aumento para el traspaso. En ese momento paré todo porque no quería participar de ninguna manera de subasta''. ''Quien quiera venir a La Roma es bienvenido con los brazos abiertos, de lo contrario no lo queremos. Les digo a los aficionados que traeremos un jugador igual o mejor que Malcom''.