Compartir

Una manifestación de agricultores ha paralizado este martes el transcurso de la etapa del Tour, que entraba ya en los Pirineos. A falta 187 kilómetros para la meta de la etapa, varios tractores se han colocado junto al arcén de la carretera y han echado, según informa El Mundo, gases lacrimógenos sobre los corredores, que han tenido que detener el ritmo de la carrera ya la intervención de las autoridades.

Algunos corredores han tenido que ser atendidos por toses y picos de ojos y garganta, aunque ninguno ha sufrido ningún ataque de gravedad. 

Los manifestantes también han arrojado balas de paja sobre la carretera para intentar cortar el paso a los ciclistas.

class="twitter-tweet" data-lang="es">

🚴‍♂️
#TDF2018.  Se
reanuda la carrera. 187,7 km. 🏁

📹LO NUNCA VISTO EN EL TOUR: Corredores aplicándose
colirio a los ojos debido a gas lacrimógeno

Hay 2
versiones:

➡️ Lo utilizaron los granjeros para
protestar

➡️ Lo utilizó la policia para disolver la protesta pic.twitter.com/KyGwTh2hzY


La Vuelta Stats (@lavuelta_stats)