Compartir

El Mundial de Rusia ha finalizado un mes y 64 partidos después. El último partido llegó con la esperada final entre Francia y Croacia y, como el resto del torneo, no decepcionó a nadie. La selección francesa, que buscaba resarcirse después de su derrota en la final de la Eurocopa, consiguió poner el broche perfecto a un fantástico Mundial con una victoria sobre la selección croata.

Croacia comenzó mandando en el encuentro, pero Francia fue la encargada de abrir el marcador. Griezmann lanzó una falta al borde del área que remató Mandukić a su propia portería. Una vez más, a Croacia le tocaba remontar, y no tardó mucho en conseguir el gol del empate. En una jugada embarullada, Vida cedió al borde del área para Periić, que con un recorte se deshizo de Kanté y equilibró el marcador con un disparo imposible para Lloris.

El partido encaraba sus últimos minutos de la primera parte cuando un córner botado por Griezmann provocó la aparición del VAR. El árbitro del encuentro, Néstor Pitana, no vio la mano clara de Periić tras el remate de Matuidi, por lo que tuvo que recurrir al asistente arbitral. Tras una profunda revisión, el colegiado se dirigió al punto de penalti y Griezmann puso por delante a `les Bleus´ en el marcador. Poco después llegó el descanso y Croacia, que había merecido más, se fue por detrás en el marcador.

La segunda parte comenzó como había terminado la primera, con la selección croata mandando pero sin poder superar a la defensa francesa. Con los croatas dejando muchos espacios a la espalda de su defensa apareció la figura de Mbappé, que en una de sus contras propició el tercero de Francia. Griezmann, que volvió a ser protagonista, cedió para Pogba que marcó el tercero de Francia. Cinco minutos después, Mbappé marcó el cuarto y dejó la final casi sentenciada.

Sin embargo, Croacia no se iba a dar por vencida tan fácilmente. Mandukić presionó la salida de Lloris que, en un error infantil parecido al que tuvo Karius en la final de la Champions, dio opciones a los croatas de culminar la remontada. Croacia lo intentó hasta el final, pero el cansancio acumulado y la precipitación hicieron muy difícil marcar otro gol. Francia consiguió su segunda estrella en Rusia y defenderá su corona en el Mundial de Catar de 2022.