Compartir

A rey muerto, rey puesto.

Tras la marcha de Cristiano Ronaldo a la Juventus de Turín, la entidad blanca se centra en la contratación de un jugador que llene el vacío que ha dejado el luso. 

El elegido parece ser el jugador del PSG, Neymar, que en estos momentos se encuentra de vacaciones tras haber disputado con su selección el Mundial de Rusia 2018. Según publica el diario brasileño 'Globoesporte', un representante del club madrileño, Juni Calafat, se ha desplazado al país carioca para entablar conversaciones con el padre del jugador, que ejerce a su vez las funciones de representante.

Se baraja una cifra cercana a los 300 millones de euros para cerrar su contratación que será complicada. El PSG no dejará salir tan fácilmente a la estrella que contrató hace un año por 222 millones de euros.