Compartir

Rafael Nadal se enfrentaba en los cuartos de final de Wimbledon a Juan Martín del Porto. El partido ha terminado con la derrota del argentino después de 4 horas y 47 minutos y después también de un último resbalón por parte de Del Potro que le dejó tendido en el suelo totalmente devastado por el cansancio.

Es en ese momento cuando Rafa Nadal cruzó la pista entera para ayudar a su rival a levantarse y, a continuación, fundirse en un abrazo como buenos amigos que son.