Compartir

El expresidente del F.C Barcelona, Sandro Rosell, ha sido acusado de un presunto delito de tráfico de órganos.

Tras las informaciones aparecidas este miércoles en 'El confidencial', Pau Molins, abogado de la defensa del exdirigente, salió al paso de las acusaciones de “compra de un hígado ilegal” para el ahora secretario técnico del Barça, Éric Abidal. Molins consideró esta acusación “muy extraña” y admitió sentirse “muy sorprendido”. “Quieren retratar a Sandro Rosell como una bestia”, declaró en su intervención en 'El Món' a 'Rac 1'.

El caso se desveló durante las escuchas realizadas por la Policía Nacional y la Guardia Civil en relación a un presunto delito de blanqueo de capitales, en las que quedaron registradas cuatro conversaciones entre Rosell y personas de su confianza en las que supuestamente habría revelado que habían llevado a cabo esta actividad ilegal. Cabe recordar que Abidal sufrió cáncer de hígado.

Cuando el jugador fue operado, el Barça comunicó que la donación la había realizado un primo del futbolista, llamado Gerard y que residía en Francia. 

La información publicada a primera hora de la mañana ha sido aclarada horas más tarde: las investigaciones sobre el trasplante de Abidal se archivaron el 18 de abril. Desde el Hospital Clínico de Barcelona se asegura que en el caso del ex jugador del Barça se siguió estrictamente la ley que prohíbe la comercialización de órganos. La Organización Nacional de Trasplantes, que depende del Ministerio de Sanidad, ha abierto una investigación interna