Compartir

A pesar de la eliminación de España, el Mundial de Rusia tiene a todo el mundo pegado a las pantallas, con aficionados de todo tipo deseando una camiseta, una firma o un par de botas únicas de su jugador favorito. 

Siendo el fútbol el deporte más popular del planeta, no es de extrañar que haya aficionados dispuestos a pagar lo que sea por una camiseta de su jugador favorito, más aún si está firmada o si el jugador la llevó puesta. 

“En los últimos años, botas, guantes de portero y fotos firmadas por Messi, Maradona, Neymar, Ronaldo Pelé o Cruyff se han vendido a precios muy altos. La más cara ha sido una camiseta firmada por Lionel Messi, vendida por 2.600 euros”, asegura Marc Jans, experto en memorabilia deportiva de Catawiki.

No obstante, el récord lo tiene la camiseta que Pelé llevó en la victoria del Mundial de 1970, alcanzando los 180.000 euros. Hay un par de factores que determinan el valor de una camiseta de fútbol. Además de la popularidad y el éxito de un jugador, también es importante el momento en el que se firmó la camiseta. “Si la camiseta se firmó en el punto álgido de la carrera de alguien, por ejemplo, en el partido ganador de un final de temporada, la firma puede valer aún más.

Entonces no se trata solo de algo interesante, sino también de una pequeña parte de la historia del fútbol”, explica Jans. “Otro factor importante es la autentificación. Si no se puede probar que la firma es real, la camisa prácticamente no vale nada. El estado solo es importante si la camiseta no ha sido usada. Si el jugador ha llevado puesta la camiseta, es aún más especial cuando todavía tiene manchas de barro y un ligero olor a sudor”.

Por otro lado, los autógrafos de jugadores mundialmente reconocidos como Neymar o Ronaldo es poco probable que aumenten aún más su valor. No obstante, jugadores menos conocidos pero prometedores como Harry Kane y Kylian Mbappé podrían ser una buena inversión tras su destacada actuación durante el Mundial.

Por lo tanto, el valor de camisetas firmadas depende de quién juegue bien en este Mundial, tanto individualmente como a nivel de equipo, al igual que el valor de mercado del jugador. Un buen ejemplo es Hirving Rodrigo Lozano Bahena, el extremo mexicano del PSV holandés y de la selección mexicana. Sus camisetas firmadas se vendieron hace 1 año por 80 euros. Sin embargo, ahora se venden por 300 euros, un increíble aumento del 275%.