Compartir

Era un partido fundamental para la albiceleste y su portero cantó. Willy Caballero cometió un error imperdonable cuando las tablas imperaban en el marcador. 

Corría el minuto 53 de partido cuando una inocente cesión perseguirá al guardameta durante toda su vida. Caballero intento ceder el balón a un defensa pero su pase se quedó corto y Rebic, delantero croata, aprovechó el regalo.

Tras el tanto del croata, Argentina comenzó su declive en una noche de pesadilla que deja a la selección al borde de la eliminación. El partido terminó