Compartir

La portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre, confirmó este jueves que no han recibido solicitud alguna por parte de ningún patrocinador, por lo que la capital se quedará sin pantallas gigantes para que los aficionados puedan seguir el Mundial de Rusia desde las calles.

Así lo señaló hoy en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno, donde remarcó que “si, como todos deseamos, a la selección española le va muy bien, y recibimos esas propuestas más adelante, pues procederemos a tramitarlas”.

En este sentido, apuntó que, si finalmente se instalasen dichas pantallas, el único criterio que deberían garantizar las empresas solicitantes sería el de la seguridad. La portavoz del Ayuntamiento madrileño recordó que, en los últimos años, ha habido restricciones crecientes a los grandes eventos, por lo que “éste es el único criterio que estamos todos de acuerdo que hay que mantener para la atención de las posibles propuestas”.

DESEMBOLSO ECONÓMICO ENORME

Respecto a la posibilidad de que el Ayuntamiento se hiciese cargo de pagar dichas pantallas para que los aficionados pudiesen ver el Mundial en las calles, Maestre aseguró que el desembolso económico para un evento de estas características es de “enormes dimensiones”.

Por ello, añadió que el esfuerzo de financiación debía venir, como ha sucedido en los eventos y mundiales anteriores, por parte de la iniciativa privada. “Siempre se ha hecho de la misma manera, y han sido las televisiones o las marcas de ropa deportiva las que han pagado las pantallas”, aseveró.

Por último, Maestre comentó que están “muy atentos y deseosos” de que llegue alguna propuesta para instalar las pantallas, aunque por el momento parece que los seguidores de la selección tendrán que ver los partidos en casa en un bar.

Cabe recordar que, por ejemplo, Barcelona sí tendrá una pantalla gigante para que los aficionados de la ciudad condal puedan ver la evolución de la Selección Española en este Mundial de Rusia, cuyo debut se producirá este viernes frente a Portugal.