Compartir

El delantero del Liverpool y estrella total del club inglés, Mohamed Salah, es devoto de la religión musulmana, la cual se encuentra ahora en la fiesta más importante de todo el año para los que la practican, el Ramadán.

Salah, como musulmán, ha decidido que no dejará de ayunar por esta festividad, es decir, el día de la final de Champions en Kiev, el próximo sábado 26, cuando se juegue el partido, Salah se encontrará en un estado de ayuno, es decir, no habrá comido nada en todo el día.

Según el diario egipcio 'Al Masry', Salah no se verá afectado por estar en ayuno. Además, su familia ha dicho que sacrificará tres terneros esta vez por ser una final de Champions en la que se juegan, él y su equipo, tanto.