Compartir

Un día después de que el Juzgado de Instrucción número 6 de Gran Canaria emitiese una orden de búsqueda y captura por haber cometido un presunto fraude contra la Seguridad Social, el presidente de la Unión Deportiva Las Palmas, Miguel Ángel Ramírez, ha sido detenido a su llegada al aeropuerto insular.

El máximo dirigente del conjunto canario jugó al despiste con la posibilidad de volar desde Miami a Madrid y entregarse a las autoridades, aunque finalmente voló hacia Gran Canaria en un vuelo privado. Tenía previsto un juicio para el día 19 de abril y no acudió, de ahí la orden de detención.

En declaraciones a 'El Larguero' de la 'SER', defendió su inocencia diciendo que “no es administrador de Seguridad Integral Canaria porque tiene administradores en todas sus compañías y uno siempre trata de crear empleo para hacer grandes a las empresas”. Además, confía en la labor de estos administradores “creyendo que no han hecho lo que dicen que ha hecho” y que responderá “a cualquier error que haya cometido”.

La detención de Ramírez llega en el peor momento posible para la Unión Deportiva, habiendo descendido matemáticamente a la Liga 123.