Compartir

El fallecimiento de Erin Popovich, esposa del entrenador de los San Antonio Spurs Gregg Popovich, ha conmocionado a todos en la NBA. Erin, de 67 años de edad, estaba luchando contra una larga enfermedad hasta la madrugada del miércoles, cuando falleció.

Uno de los más afectados al enterarse de la muerte de la esposa de Popovich fue Lebron James. La estrella de los Cavaliers atendió a una periodista que le entrevistó al finalizar el segundo encuentro de playoff que su equipo ganó ante Indiana Pacers que le comunicó la triste noticia. 

Lebron tardó en reaccionar, visiblemente emocionado: “Me encanta Pop, soy un fanático suyo. Son noticias devastadoras, le doy los mejores deseos para él y su familia”. Por otro lado, Lebron afirmó que la NBA “es como una familia” que siempre se mantendrá “unida y comprometida cada noche”. Ante noticias como estas, admite que “no sabe qué decir”.