Compartir

La tenista estadounidense Madison Brengle ha presentado una denuncia frente a la WTA y la Federación Internacional de Tenis por el excesivo número de controles antidopaje a los que se ha sometido en su carrera y que han dañado “su salud y seguridad”.

Brengle, número 83 del mundo, considera que todos los que controlan el deporte “que ella ama debene ntender que los jugadores no tienen comodidades y deberían ser tratados con respeto y dignidad”.

Sin embargo, la denuncia no quedaría ahí. El abogado de la tenista asegura que reclama una cantidad de 10 millones de dólares debido a los daños que “causaban su retirada de los torneos y que le provocaban hinchazones y enfermedades en sus brazos y manos”.