Compartir

Fernando Verdasco avanzó a octavos de final del Masters de Miami donde se medirá a su compatriota Pablo Carreño. Lo hizo en tres sets al ganar al australiano Thanasi Kokkinakis (6-3, 4-6 y 6-7) aunque la victoria no estuvo exenta de un momento de tensión.

El español y el australiano se enzarzaron verbalmente debido a que el madrileño se quejaba de que un espectador le molestaba continuamente desde la zona dodne se situaba el equipo de su rival: “No puedo aceptar que el hombre que está detrás de mí me moleste cuando voy a sacar” espetaba Verdasco, visiblemente enfadado.

Kokkinakis se metió de lleno y comenzó a discutir con Verdasco, asegurando que la persona que molestaba a Verdasco era “su padre”. El español hacía referencia a un hombre con sombrero y el australiano volvió a señalar a su progenitor: “Es mi puto padre”. La discusión finalizó con una disculpa de Verdasco al desnococer de quien se trataba.