Compartir

Leo Messi es el mejor jugador del mundo. Así lo aseguran muchos ex jugadores, futbolistas actuales y entrenadores. El argentino, además de en los partidos, también demuestra en los entrenamientos su increíble talento.

En una jugada, se marchó de todos los contrarios que se pusieron en su paso y definió con un disparo potente y raso, colocado a la derecha de la portería defendida por Romero. Lo hizo en el entrenamiento previo al duelo que medirá a la selección albiceleste con Italia. 

La estrella abrcelonista se enfrenta a la que será su última cita mundialista, en la que tratará de hacerse con el título que se le escapó en 2014 ante Alemania. De ganarlo, acabaría con la eterna comparación a la que está sometida con Maradona.