Compartir

Las declaraciones realizadas por los futbolistas de Malta que jugaron el partido clasificatorio para la Eurocopa de 1984 en el que perdieron 12-1 frente a España podrían tener consecuencias jurídicas en su contra.

La Real Federación Española de Fútbol ha publicado un comunicado oficial en su página web en el que desmienten esta información que tachan de “falsa”, que carece del “más mínimo fundamento” y que son “totalmente extemporáneas”. 

Al mismo tiempo, asegura el máximo organismo de nuestro fútbol que “se reservan la posibilidad de emprender acciones legales” contra todos aquellos que “traten de ensuciar la buena imagen del fútbol español”. 

Estas declaraciones se realizaron a un reportaje concedido a 'Movistar Plus', en el que acusan de dopaje a los jugadores de la selección española y aseguraron que un señor entró al vestuario en el descanso del partido “repartiendo limones tóxicos”.