Compartir

Leo Messi se ha abierto en una entrevista concedida a 'América TV' en la que habla sobre como llevó el día a día el tratamiento de la hormona de crecimiento. Asegura que sus padres fueron quienes le inyectaban la hormona hasta que “aprendió el solo a ponersela, una vez por noche, cambiándose de pierna”. 

Por otra parte, habló sobre sus inicios en Barcelona. A diferencia de su familia, que se volvió a los pocos días a Argentina, tomó la decisión que cambiaría por completo su futuro. Decidió quedarse junto con su padre Jorge ante la marcha de sus hermanos y de su madre: “No tuve problemas para adaptarme a Barcelona” aseveró.

También habló sobre la alimentación, un aspecto que le ha dado problemas en sus inicios con el primer equipo del Barça: “He comido mal varios años. A los 22 años me gustaban los chocolates, la gaseosa..Ahora como bien. Pescado, verduras, ensalada, carne. Noté el cambio mucho con el tema de los vómitos, de lo que se dijeron muchas cosas. Al final me acomodé y no me pasó más”.

Ahora, sueña con levantar la Copa del Mundo el próximo 15 de julio en Moscú y admite que no sabe “que hará” una vez que se retire.