Compartir

El año pasado Leo Messi daba la victoria al Barcelona en el Santiago Bernabeu con un gol en el último minuto. El argentino lo celebró frente a la grada mostrando su camiseta al público. Ayer en la Ligue 1 Memphis Depay y Marcelo, futbolistas del Olympique de Lyon, hicieron lo mismo con la afición marsellesa, algo que no sentó nada bien a los jugadores del club marsellés, que se lo recriminaron.

Tras la celebración, se formó una fuerte tangana entre los jugadores de ambos clubes. Intentos de golpes y lluvia de empujones por doquier una vez que los futbolistas se dirigían al tunel de vestuarios. 

Una vez dentro, el ex del Valencia y Sevilla Adil Rami, perdió los papeles y protagonizó una reacción inapropiada y fuera de lugar agrediendo a un futbolista del Lyon con un puñetazo en el estómago.

Posteriormente continuaron los insultos y las declaraciones en rueda de prensa fuera de lugar. El delantero del Olympique de Marsella Thauvin explotó en rueda de prensa: “Nos han faltado al respeto y lo van a pagar”. 

Aun así, no quedó la cosa ahí. El propio Memphis Depay subió una foto instantánea a su cuenta de Instagram mostrando su rostro ensangrentado y curado después de recibir un golpe en el ojo durante el encuentro, que también recogió su equipo en su cuenta oficial de Twitter.