Compartir

Aquiles, un gato blanco y sordo que vive en el Museo del Hermitage de San Petersburgo, ha sido el elegido para seguir la estela del famoso Pulpo Paul. El felino será el pronosticador oficial de la Copa del Mundo Rusia 2018, a efectuarse del 14 de junio al 15 de julio.

“La decisión ya está tomada, los documentos correspondientes firmados”, anunció María Jaltunen, la encargada de los gatos de la pinacoteca, a los medios de comunicación. Añadió que el animal “tendrá un pase oficial de aficionado”.

El gato, que actualmente pesa 4,7 kilos, ya ocupó el popular cargo durante la Copa Confederaciones Rusia 2017 ganada por Alemania junto a una osa polar y un androide. Acertó los resultados de cuatro de los 16 partidos disputados.

“Es sordo de nacimiento, lo que explica su nivel de intuición”, aseguró la especialista. Aquiles deberá predecir los resultados de los partidos mundialistas al elegir entre dos platos con comida en los que irán adheridas las banderas de los equipos enfrentados.