Compartir

El ceutí, Regino Hernández, de 26 años, se ha hecho con el bronce histórico en la prueba de snowboard cross en los Juegos Olímpicos de Pyeongchang, que se celebran estos días en Corea del Sur. Para ello, Hernández utilizó una de sus mejores armas: la salida, la velocidad y los saltos

El 'rider' español se colocó tercero, asegurándose el metal, durante toda la carrera. La caída del resto de finalistas a escasos metros de finalizar, le dio la seguridad y la confianza de luchar por la plata, que se le escapó por escasas centésimas.

 Así, Hernandez quedó en tercer lugar por detrás del francés y el gran favorito a la prueba Pierre Vaultier (oro) y del australiano Jarryd Hughes (plata), otro de los riders que entraba en la quiniela para las medallas. De esta forma Regino Hernández consigue la tercera medalla del deporte español tras las obtenidas por Paco Fernández Ochoa (Sapporo 1972) y su hermana Blanca (Albertville 1992) y la primera que consigue el snowboard español. El broce del ceutí pone el broche a una competición perfecta.

Lucas Eguibar no tuvo su día

Laro Herrero y Lucas Eguibar, abanderado español en estos JJOO, también participaron en las series del snowborad cross con resultados totalmente opuestos a los del rider ceutí. Laro Herrero no se encontró cómodo en todo el circuito y necesitó ir a la segunda manga para la colocación en las eliminatorias, en la que cayó en 1/8.

Peor suerte corrió Lucas Eguibar. Muchas esperanzas estaban puestas en él tras los éxitos en años anteriores en la prueba y con la espina clavada de Sochi tras la caída en las semis cuando había ganado todas sus eliminatorias para llegar hasta ahí. Los malos augurios del pasado volvieron, y en la manga individual no planchó bien un salto para perder un tiempo que le obligó participar en la segunda manga para evitar un complicado cruce. Ya en 1/8, una caída cuando iba tercero (posición que le permitía pasar de ronda) dejó sin opciones a un Eguibar que aspiraba a todo.

Regino Hernández, el gran 'tapado', cumplió con sus expectativas y logró una medalla que se había resistido al deporte español en estos últimos 20 años.