Compartir

Esta mañana se ha hecho oficial la marcha de Wanda del Atlético de Madrid. Ha vendido el 18% del club, que estaba en su posesión, a Idan Ofer, magnate israelí

La pregunta que todos se hacen ahora es: ¿Y qué pasa con el nombre del estadio?

“Wanda Metropolitano”, que es como se bautizó el feudo colchonero, seguirá siendo el nombre del estadio. De hecho, no sólo esta campaña, sino las temporadas siguientes también. Así lo anunció el Atlético de Madrid.

“Wanda mantiene su apoyo como patrocinador del club, en el que destaca el nombre del estadio rojiblanco, el Wanda Metropolitano, que continuará en las próximas temporadas, y también el ambicioso proyecto educativo y de formación de niños y jóvenes, en el que ambas entidades llevan colaborando desde hace 6 años de forma muy exitosa, y que ha convertido a nuestra Academia en un modelo de trabajo y resultados a nivel global. Por último, ambas entidades han renovado el acuerdo estratégico para desarrollar la marca Atlético de Madrid en China a través de Wanda Sports”, informó en su comunicado el club colchonero.

La familia Gil, que tenía el 54,6% antes de esta operación, bajó su participación a cerca del 50%, mientras que Enrique Cerezo, el presidente, rebajó su presencia del 17,9% al 15%, y Wanda, del 20% inicial al 18% final. El restante 2% quedó en manos de accionistas minoritarios.

En 2016, Wanda estaba dispuesto a llevarse el 100% del club. La operación, que hubiera estado cifrada en 220 millones, hubiera permitido al Grupo Wanda, capitaneado por el entonces hombre más rico de China, tener la totalidad del capital del club.