Compartir

Un invierno de 2005, un joven catalán emprendía un camino que marcó su vida y la de los deportes de hielo en nuestro país. En Innsbruck Ander Mirambell se formó en un deporte del cual ha conseguido uno de sus sueños. Ser olímpico. A sus 34 años y con uno de sus mejores ciclos olímpicos a sus espaldas, tiene un objetivo claro: lograr la cuarta bajada.

Pregunta: para llegar hasta aquí hay un duro trabajo, ¿qué balance hace de este ciclo olímpico?

R: Un ciclo muy bueno, pase lo que pase la semana que viene hay que estar satisfechos por estos cuatro años. Varias Copas de América, la consecución del título de la Copa América, noveno en un campeonato de Europa… hay que estar súper contento y orgulloso de todo lo que ha ido. Es el momento de intentar poner el broche de oro. Es el momento de luchar por este sueño. Muy contento en estos cuatro años, que han sido los mejores de mi carrera y con margen de mejora, cada vez queda menos margen (risas) pero vamos por el buen camino.

P: ¿Cuál es su objetivo en estos Juegos Olímpicos?

R: El objetivo es entrar en la cuarta bajada y estar entre el 'TOP 20'. Si acabamos entre los 15 primeros sería la bomba. Hay que ser realistas, está todo muy apretado. Desde el primer día de entrenos hemos quedado todos muy juntos y se decidirá todo por pequeños detalles.

P: ¿Cómo es el trazado, cree que se adapta a sus características?

R: No se si se adapta mucho, yo creo que no, sobre todo a mi tipo de trineo. Mi trineo es quizá demasiado blando para este circuito, al principio puedo crear velocidad, pero al final estoy teniendo problemas. Esa será una de las claves, intentar hacer una buena parte inicial para rematar en la parte final y encontrar las cuchillas acordes con las necesidades del hielo.

P: Has sido el primer español en llegar a la Villa Olímpica, ¿qué impresiones le ha generado?

R: Bastante buenas. La Villa Olímpica es bastante recogida, con edificios altos de 17 plantas. Las habitaciones, el apartamento y el comedor están bien y el ambiente en la federación española está bastante bueno, con ganas de la ceremonia y luego centrarnos en la competición. La parte negativa es el gimnasio, que es muy básico.

El frío es el elemento que más me ha impactado, estamos a -19º, con sensación térmica de -27 o -29, es horrible. Se está haciendo duro para todos adaptarse a estas condiciones.

P: Hace unas horas subiste una foto entrenando en la planta baja de la Villa, ¿por qué allí y para que os sirve este entrenamiento?

R: La foto que he subido es para entrenar el tema de velocidad en cuesta arriba. En esta planta se está algo más calentito que en el exterior y nos permite trabajar la velocidad, fuerza explosiva, velocidad con pesas… Ese día tocaba velocidad en cuesta y nos tocó trabajar. Hacer un buen sprint es clave. Los primeros 20 metros son un 30% del resultado final.

P: ¿Qué posibilidades ve a la delegación española de sumar alguna medalla? 

R: La veo con más opciones que nunca. Creo que podremos sacar entre una y tres medallas, saldrán o no saldrán, pero tenemos que sentirnos muy orgullosos. Son deportistas que se lo merecen y van a competir y dejar el pabellón bien alto. Nos tenemos que quedar con la historia de cada deportista para llegar hasta aquí. Si nos fijamos solo si consiguen o no en las medallas será un fracaso nuestro. Hay que valorar cada deportista en su situación. Esa es la valoración más importante, independientemente de si sacamos medallas o no. Alguna caerá, estoy seguro.

P: ¿Cómo fueron tus inicios en el skeleton?

R: Empecé en 2005 en la escuela de pilotos de Innsbruck. Me fui allí para conocer un deporte nuevo que me hacía mucha ilusión. En esa escuela te dan el trineo, alquilas el material, y las zapatillas las construimos nosotros con el famoso rayador de queso, porque no podíamos comprarnos unas. El trineo era viejo y el casco era muy caro. Te ponen media pista, te dan un trineo, te empujan y ya llegarás, así es como llegas. Luego te enamoras del deporte e inviertes todo el dinero que tenías para comprar un coche en este deporte, esa es la historia. Un flechazo, un amor a primera vista. Mi objetivo era ser deportista olímpico o ser jugador de fútbol y estas serán mis terceras olimpiadas, así que muy contento.

P: ¿Cree que se está popularizando o que esté aumentando la audiencia en el skeleton y en los deportes de invierno?

R: El skeleton y los deportes de invierno siguen creciendo. La clasificación fue trending topic (con #GoAnder y Ander Skeleton), significa que lo están siguiendo, las audiencias son muy buenas, cada día las ven mas gente, y a nivel de los medios dar gracias, he realizado múltiples entrevistas antes de irme, lo que significa que se preocupan por la historia, y que hay gente que quiere escucharla. El skeleton está enganchando a la gente y solo puedo daros gracias a vosotros por dar bola a este deporte.

P: ¿Qué consejo le daría a los jóvenes que empiezan a practicar deportes de invierno?

R: El mejor consejo es que disfruten. Es un deporte donde las familias tienen que apoyar a los chicos, que practiquen el deporte que ellos quieran no a lo que los padres quieran, y ese para mí es un factor determinante, hay que probar multitud de deportes. La gente joven tiene que disfrutar de la nieve, el hielo y encontrar el camino.

Acompañar a nuestros hijos es lo más importante que hay que hacer en la vida y que escojan el deporte que le apetezca. Lo importante es que ese chico o chica sea feliz, que escojan ellos y que disfruten, sin tenerles que obligar, marcan o decidir.