Compartir

Toyota ha desvelado el modelo, el Toyota TS050 Hybrid, para las 24 Horas de Le Mans. El Mundial de Resistencia es la otra competición en la que participará el asturiano, que ya ha tenido la oportunidad de verlo y probarlo.

A nivel aerodinámico, hay una serie cambios principales en la parte delantera del coche, más pronunciada y una cubierta central más parecida a la de baja carga aerodinámica que se usó hasta Le Mans que la de alta carga que se usó en las últimas carreras del WEC 2017.

“El coche es alucinante, es una máquina muy especial. La tracción a las cuatro ruedas junto al sistema híbrido hace que el coche acelere como un cohete espacial (…) Cuando llegas a las curvas sientes la compresión en el asiento, tus ojos están muy abiertos. Todos los pilotos de carreras deberían sentir esto alguna vez”, ha destacado el piloto, orgulloso.

El asturiano ha tenido la oportunidad de probar el coche, en Aragón: “No puedo esperar a que llegue junio, aunque sé que antes de ese gran evento hay que trabajar y hacer tests porque hay que preparar bien la carrera, hay que respetarla y es lo que voy a intentar hacer“, señaló.

La temporada del asturiano estará cargada de compromisos entre la F1 y el WEC, lo que supondrá un esfuerzo extra que deberá gestionar. Pero la motivación será su pilar en los peores momentos. “Correr en los mejores circuitos, como Le Mans, y con uno de los mejores equipos como Toyota es un privilegio, un sueño hecho realidad. Voy a tratar de entrenarme bien físicamente y viajar de forma eficiente para llegar bien preparado”, ha finalizado diciendo en el vídeo de promoción.