Compartir

No fue el regreso más soñado. Adam Lallana volvía a los terrenos de juego tras varias lesiones. Sin embargo, el internacional británico protagonizó una de las escenas de la semana. Perdió completamente los papeles en una acción aislada y agrediño a George Marsh, futbolista de la plantilla del Tottenham Sub-23, de 19 años de edad.

El objetivo de Jurgen Klopp pasa por recuperar la mejor versión de un jugador que, antes de verano, era decisivo. Sin embargo, en el minuto 62, George Mash trepó por encima de Lallana para ganar un balón aéreo. El mediocentro no entendió al completo la acción y reaccionó de la peor manera posible: agarrando al chaval por la garganta y la nuca. La decisión final del colegiado fue la esperada, roja directa.