Compartir

Alex Dujshebaev (Santander, 1992), es uno de esos jugadores que siempre sorprenden. Tras hacer historia, el nombrado recientemente mejor lateral del Europeo de Croacia cuenta qué significa para ellos, los Hispanos, haber ganado la competición.

De la mano de su padre y de su hermano, Álex se ha confirmado en la élite del balonmano mundial. Sin embargo, no hay límites que valgan. Este año quiere volver a ganar la Champions y espera que el hito europeo se convierta en fuente de inspiración para las nuevas generaciones.

P: Campeones de Europa, que se dice pronto. Muchas felicidades. ¿Cómo estáis? ¿Sensaciones tras unos días?

R: No somos conscientes de lo que hemos hecho. Con el paso de los días nos daremos cuenta. La verdad que es muy bonito lo que hemos conseguido. Ha sido complicado y duro, siendo siempre un equipo.

P: Los últimos treinta minutos marcaron la final. ¿Qué os dijo exactamente el entrenador?

R: Simplemente dijo que eran los últimos treinta minutos de todo el campeonato. Ahora o nunca tocaba dejarse todo en la pista si queríamos conseguir darle la vuelta al partido y… nada, ¡así fue!

P: Mejor lateral del torneo: ¿anécdota o merecido?

R: Siempre es bonito tener un reconocimiento individual. Nuestro único objetivo cuando cogimos el avión dirección Croacia era ganar la competición y traer de vuelta a casa el oro. La hemos conseguido. Siempre gusta recibir estos reconocimientos, pero por encima de todo siempre están las victorias del equipo.

“No somos conscientes de lo que hemos hecho”

P: ¿Qué cambiarías del balonmano o de los medios para que fuera más común vuestra presencia en las portadas del día a día?

R: Hay que conseguir llegar a la gente. Se ha tenido una gran liga y una gran selección en muchos momentos. Sin embargo, también es cierto que no atravesamos nuestra mejor situación. Creo que es porque en su momento no supimos venderlo como el deporte que era. Es un deporte que, cuando la gente lo sigue, gusta y engancha. Hay que darle más publicidad por un lado, pero nosotros mismos también tenemos que moverlo por otro. Debemos intentar transmitir todos los valores que comprende. Hay que llegar a los más jóvenes para que empiecen a jugar.

P: Hablando de valores, ¿qué transmite dentro y fuera del campo Álex Dushebaev?

R: La humildad y el compañerismo. Si piensas que quieres ser el líder de un equipo, lo primero que hay que hacer es ganarse al equipo. Hay que ser, y sentirse, parte del mismo. Involucrarse. Cuando todos se sienten unidos, la fuerza del grupo acaba tirando de un equipo. Hay que ser humilde y trabajar paso a paso, con disciplina. El balonmano es un deporte que fomenta mucho todo lo que estoy diciendo. Son cosas que valen tanto para el balonmano como para la vida en general.

P: El título es especial. Lo compartes con tu hermano…

R: Disfrutar de esto con él, hace el título el doble de especial. Cuando encima es con mi hermano, tan importante para mi, la alegría es infinita.

“Debemos intentar transmitir todos los valores del balonmano a los jóvenes”

P: ¿Cómo es entrenar con tu padre?

R: Desde el momento que decidimos dedicarnos al balonmano de manera profesional hemos contado con su apoyo. Siempre nos ha ayudado. Antes incluso de decidirlo. Nunca nos obligó a jugar a ningún deporte. Nos dijo que probásemos de todo. Él es una parte muy importante en nuestra vida deportiva también. Como entrenador, siempre te intenta ayudar y hacer ver que es lo correcto en cada momento, para sacar lo mejor de ti mismo, bueno o malo, dentro o fuera de partido.

P: Este Europeo es el único título que no tiene tu padre…

R: La verdad que se ha alegrado muchísimo. Me dijo que se enorgullecía de nosotros. El hecho de que ambos hermanos hayamos ganado el Europeo, le hizo muy feliz. Nos quedamos con eso. 

P: ¿Qué diferencia hay entre el Vardar (Macedonia) y el Kielce (Polonia), tu club actual?

R: La verdad que son dos grandes clubes, dos de los mejores equipos de Europa. Polonia es otra cultura, muy diferente. Además, el balonmano se vive de otro modo, con masas de gente y estadios llenos. La diferencia sobre todo queda reflejada en la mentalidad de la gente.

“Ojalá muchos niños empiecen a jugar al balonmano gracias a esto.”

P: ¿Es ganar la Champions de nuevo el objetivo?

R: Desde luego. Íbamos como los tapados y terminamos haciendo una Final Four muy buena. Demostramos en su momento que estar ahí no fue casualidad y que podíamos ganarla. Al final, fue importante dar una buena imagen e imponernos. En clubes como estos. Luchar por todos los títulos es el objetivo, sin duda.P: Sois ahora ídolos de una generación, ¿qué le dirías a un niño que empieza a jugar ahora y quiere llegar alto?

P: Sois ahora ídolos de una generación, ¿qué le dirías a un niño que empieza a jugar ahora y quiere llegar alto?

R: Ojalá muchos niños empiecen a jugar al balonmano gracias a esto. Ese sería el premio más grande. Haber transmitido los valores del balonmano y generar que la gente se enganche sería lo más bonito. Es importante probar. Al niño que quiere empezar le diría que se lance. Los valores que se aprenden, los amigos que se hacen… es increíble. Todo el mundo que conozco que ha jugado alguna vez ha seguido jugando.