Compartir

Los Hispanos van camino de luchar por las medallas en otra competición en la que son favoritos a todo. A pesar del tropiezo ante Dinamarca, los hombres entrenados por Jordi Ribera confían en ganar los dos partidos que le quedan de grupos para pasar a semifinales.

Lo mejor

-La defensa y portería: siempre ha sido una de las principales características del juego de la selección y en Croacia no iba a ser para menos. Los Hispanos son el equipo menos goleado de la competición y el que mejor goal average tiene. Tanto Rodrigo Corrales, como Gonzalo Pérez de Vargas están rindiendo a un gran nivel, que unido al gran trabajo defensivo, permiten ganar los partidos a base de esfuerzo defensivo.

-Las rotaciones: ningún jugador ha superado las dos horas de juego en los tres primeros partidos que han disputado los Hispanos en este europeo. Además, la selección tendrá que jugar tres partidos en cuatro días, por lo que estos movimientos de banquillo permitirán tener las piernas 'frescas' en estos momentos de competición en el que el cansancio se hace notar entre los deportistas. Aitor Ariño, que sustituyó a Ángel Fernández, está copando protagonismo en el juego español

El gol: España está promediando más de 28 tantos por partido, una de las selecciones con mejor estadística en la faceta goleadora. El movimiento de balón está siendo muy bueno, las transiciones bastante rápidas, se encuentran espacios para pivote y extremos y también se meten goles a la contra, haciendo de esta selección un equipo muy completo.

Lo peor

-Las lesiones: Ángel Fernández y Julen Aguinagalde, aunque este último ha podido regresar, han sido los dos jugadores que han tenido lesiones en esta convocatoria. Unas bajas importantes para el equipo, especialmente la del irundarra, que se le echó mucho de menos ante Dinamarca.

– Contrataques: a pesar de que está siendo uno de los puntos fuertes del equipo dirigido por Jordi Ribera, están fallando más contrataques de los que deberían. Especialmente contra Macedonia, que a pesar de tener el partido encarrilado, esos goles hubiesen dado tranquilidad y algo más de descanso a la plantilla española

-La derrota contra Dinamarca y el posible cruce contra Francia en semis: la baja de Julen Aguinagalde y la gran defensa danesa en la segunda parte, impidieron que los Hispanos sumasen una victoria decisiva para el devenir del torneo. Tras esta derrota, y si España gana todos sus partidos, en una muy alta probabilidad se enfrentará a Francia en semifinales, la bestia negra de esta generación.

A pesar de esto, hay motivos por los que ser optimistas y pensar que España puede llegar muy lejos en este torneo. Un gran grupo contacto, remando en la misma dirección y en el que la base de los cimientos está funcionando muy bien. Este domingo, se saldrá de dudas.