Compartir

Los Raptors siguen hurgando en la herida de los Cavs, y a pesar de las bajas de Lowry y de Ibaka, este último por sanción, los Raptors fueron un puñal que no pudieron esquivar.

LeBron estalló, y es que se quedó bastante solo en ataque, tanto sus compañeros  de quinteto como con la segunda unidad. Los canadienses, por el contrario, encontraron protagonistas inesperados como Vanvleet o Siakam, que fueron los máximos anotadores del equipo.