Compartir

El equipo de la capital parisina está viviendo un momento dulce en su historia, están funcionando los fichajes, se entienden y aquí lo demuestran.

Mbappe cogió el balón en el medio del campo y comenzó a regatear a jugadores hasta llegar a la linea de fondo, cuando muchos jugadores hubiesen tirado para realizar un gol histórico, Killian Mbappe cedió la pelota a Edinson, que no le valía solo con marcar, también quería dejar su sello en el gol y la puso de tacón en la escuadra.